A la caza de un Louis Vuitton en China

Recién aterrizada de mi viaje de novios, me planteo: qué mejor tema para mi primer post que las falsificaciones en China.Las imitaciones de grandes marcas como Louis Vuitton, Chanel, Prada, Rolex, Omega… y más, son uno de los reclamos que captan la atención de los turistas mientras visitan el gigante asiático. Debo decir que, en nuestro caso, no fuimos locos a la caza y captura de estos artículos, pero sí, reconozco que compré y hoy os traigo mi relato fresco y con todo lujo de detalles.

MI EXPERIENCIA COMPRANDO IMITACIONES EN CHINA

Es algo que no pasa desapercibido a nadie, en el momento en que pisas suelo chino, las imitaciones aparecen por cualquier rincón.Mercados callejeros, vendedores que se te acercan mientras caminas por cualquier vía, grandes tiendas que se han convertido en un centro comercial donde adquirir “artículos de marca lowcost“. Todo, creedme, TODO, es falso. En ningún caso te ofrecen un original a bajo precio, puede ser una imitación o una falsificación, más o menos lograda, a un precio más o menos económico, pero siempre será falso. Seamos realistas, todos sabemos que un Rolex adquiere precios elevadísimos en el mercado ¿podemos esperar que ese reloj por el que pagamos 80 € sea original? Obviamente no, es más, como podéis observar, tampoco te lo están regalando, es una falsificación, pero pagas más de lo que cuesta fabricar ese artículo y esto…es otro tema del que también hablaremos.

Los mercados al aire libre

Después de visitar varios mercados callejeros, mezclarnos con turistas tanto occidentales como chinos y leer bastante, decidimos que el grueso de nuestras compras lo llevaríamos a cabo en un centro comercial cerrado. La diferencia es sencilla, los puestos callejeros tienen el encanto de pasear por la calle, comprar un pincho de calamar frito mientras echas un vistazo al género y disfrutar de un ambiente menos agobiante. Es agradable dedicarle una hora a este paseo, ver y mezclarte con la gente, sin más. En estos puestos se mezclan los típicos souvenirs chinos como boles y tazas con tecnología y moda de imitación.

imitaciones, falsificaciones, china, moda, brands, marcas lowcost, mercadillo, regateo, viaje de novios

Mercado nocturno Temple Street Hong Kong
Imagen vía disfrutahongkong
Venus y su espejo

Las imitaciones que vimos en este tipo de mercados estaban menos logradas, al menos esa fue nuestra sensación, tampoco el género era muy abundante y variado. No visitamos demasiados y puede que nos dejásemos alguno “interesante”. Desde luego, comparados con los centros comerciales cerrados…la elección estaba muy clara.

Los centros comerciales cerrados

La ciudad elegida para nuestras compras fue Shanghai y el centro comercial estaba en el 580 West Nanjing Road, enorme y muy conocida zona de tiendas. Por lo menos cuatro plantas de edificio, con una sucesión interminable de puestos. Era agobiante, sin duda, el género desbordaba, en el momento que pasabas por delante de los servicios el mal olor te invadía y caminabas bajo la llamada constante de innumerables vendedores que decían: ¡¡watches, bags!!

imitaciones, falsificaciones, china, moda, brands, marcas lowcost, mercadillo, regateo, viaje de novios

Mercado de la seda Pekín
Imagen vía disfrutapekin
Venus y su espejo

Como podéis imaginar, la asignación más común era relojes para ellos y bolsos para ellas. En este mercado, además, podías adquirir maletas, calzado y ropa de invierno. La estrella del momento eran las botas Ugg y Hunter, abrigos de North Face, Columbia y alguna otra marca que desconozco pero, sin duda, lo más vendido y buscado por los clientes eran los bolsos y relojes que llenaban todos los puestos.

Comprando mis bolsos: el regateo

Finalmente, adquirí dos bolsos. Obviamente, tuve que regatearlos. Todo el mundo sabe lo tedioso que puede llegar a ser este momento y no me gusta nada. Mi chico y yo viajamos para hacer turismo, mezclarnos con la gente de allí, vivir sus costumbres y disfrutar su cultura, pero las compras nunca protagonizan nuestros viajes, es algo a lo que dedicamos un rato el último día. De hecho, volver de un mes en China, con tan poquísimas compras hechas…creo que es una rareza.

Respecto al regateo, cierto es que ya estoy un tanto acostumbrada. He regateado en Egipto, Túnez y la India y mi chico ya lo había hecho también en Méjico y Cuba. No somos nuevos en esto y si has regateado en Egipto…creedme, cualquier otro país es un paseo. Los árabes son los reyes del regateo y es agotador comprarles, los hindúes son muy duros de pelar y cuesta la vida, sin embargo, cubanos, mejicanos y chinos es otro cantar, mucho más llevadero.

A lo ya pesado del regateo, hay que añadir que nosotros viajamos en temporada baja coincidiendo únicamente con chinos que compran a un precio totalmente diferente y australianos que pagan mucho más ¡problema! un español nunca debe pagar lo mismo que un australiano o americano, pero si coincides con ellos, te pedirán lo mismo. El objetivo de tu compra: sacarlo por una cuarta parte ¡durísimo!

Así que me armé de valor y saqué un bolso de Jimmy Choo por 22 € aprox tras 20 minutos de regateo, perdí uno de Louis Vuitton tras 30 minutos de negociación, me eché un farol para sacarlo más barato y lo perdí, eso también pasa cuando estás en pleno proceso, y finalmente lo compré en otro puesto por 32 € aprox tras otros tantos minutos de regateo. Como veis no te los regalan, es puro capricho.

Siempre dejo clarísimo que estos bolsos están muy logrados, muchas veces pueden dar el pego, pero no olvidéis que son de plástico, que las cremalleras fallarán porque la calidad es la que es…y estás pagando por ellos lo mismo que pagarías por un bolso de Zara y, tal vez, por un poco más, podrías comprarte uno sencillito de piel en España. Para mí, lo dejo claro, estos bolsos fueron un capricho y en ningún caso un chollo. ¿Que el original cuesta 2000€? El auténtico tiene una calidad altísima incomparable con el mío, aunque como dijo mi amiga Cris ¿2000 € un bolso? ¿estamos locos o qué? Pues sí, pienso lo mismo que ella, por más que me guste la moda.

Mi bolso de Jimmy Choo

Me encanta, el color es genial y el tamaño perfecto. Clásico, pero según con qué lo combines queda muy bien. La piel está muy lograda, la china que me lo vendió fue una chica jovencita encantadora, increíblemente graciosa cuando sacó un mechero para acercar la llama y decirme: autentic leather, ¡genial! era un cielo, debo reconocerlo, pese al trance del regateo, me trató fenomenal. Eso sí, el bolso da el pego, pero piel auténtica…me hace dudar, todavía tengo que enseñárselo a mi madre y que con su sabiduría de madre me lo confirme.

jimmy choo, louis vuitton, prada, gucci, rolex, omega, imitaciones, falsificaciones, china, moda, brands, marcas lowcost, mercadillo, regateo, viaje de novios

Bolso imitación Jimmy Choo
Imagen Venus y su espejo

Respecto al modelo, se trata de una imitación de Jimmy Choo, estaba expuesto en una tienda totalmente a la vista, pero os diré con absoluta modestia que no conozco el catálogo completo de la firma y sinceramente no he visto un bolso como este por ningún lado. Que exista o no, no me importa, el modelo en sí me encantó. Además lleva otro bolsito dentro, extraíble, con su correa, que es una monada. Two in one que me decía la chinita, qué gran vendedora.

Mi bolso de Louis Vuitton

Este bolso es otro cantar. Cuando te acercas a las tiendas te preguntan constantemente: Gucci, Prada, Chanel, Vuitton… Los vendedores quieren que les digas la marca que buscas y ellos te encontrarán el bolso exacto que quieres. En mi caso, no soy una loca de las marcas, así que no me importaba tanto eso como el modelo. Mi búsqueda se centraba en un diseño que me gustase, nada más. El ganador fue este bolso de Louis Vuitton.

jimmy choo, louis vuitton, prada, gucci, rolex, omega, imitaciones, falsificaciones, china, moda, brands, marcas lowcost, mercadillo, regateo, viaje de novios

Bolso imitación Louis Vuitton
Imagen Venus y su espejo

Os digo que es diferente porque ahora ya hablamos de falsificación. Estos bolsos no están expuestos. Te preguntan directamente porque si quieres eso te llevarán a una zona apartada. Esto significa que puedes acabar en una furgoneta rodeada de bolsos de Chanel, en un almacén al que se accede por un laberinto de pasillos con una persona que vigila y otra que lleva la llave o, como fue mi caso, llamando a una puerta falsa detrás de un expositor de bolsos. Increíble, cualquiera diría que estás comprando droga. Casi te sientes un criminal, aunque ves todo lleno de turistas haciéndolo. Para mi fue toda una experiencia pero, sin duda, lo más divertido fue cuando vi la etiqueta de mi bolso: Made in France, no tengo palabras.

Los vendedores te enseñan directamente el catálogo oficial de la marca, es increíble lo rápido que copian un modelo. Es un negocio que existe, que todo el mundo conoce, aunque se lleve a cabo de forma clandestina. Yo acabé negociando el precio de mi bolso al lado de otro chico que se negaba a pagar 80 € por un reloj cuya maquinaria no es Omega, por mucho que el exterior lo parezca. Mi bolso salió más económico, pero desconozco cuánto llegaría a pagar este chico por su reloj, estando ya al final de la negociación…tal vez 70 o 75 €.

imitaciones, falsificaciones, china, moda, brands, marcas lowcost, mercadillo, regateo, viaje de novios

Colección Vuitton Kusama
Imagen vía dmoda
Venus y su espejo

Respecto a mi bolso, se trata de una falsificación de la colección de Yayoi Kusama para Louis Vuitton que veis en la foto. No lo he encontrado exactamente igual, aunque sí muy muy similar. Y, aunque no entiendo de términos jurídicos, creo que la venta clandestina, el Made in France, así como la marca escrita en la etiqueta, delatan que se trata de una falsificación y no una imitación. Corregirme si me equivoco, por favor.

Mi sensación después de comprar mis bolsos de imitación

¿Qué queréis que os diga? Me fui contenta y feliz con mi capricho. Soy consciente de que he pagado por estos bolsos mucho más dinero de lo que valen, pero no me siento estafada, sé lo que he comprado. En un tiempo, fallarán las cremalleras o tal vez se romperá un asa, pero cuento con ello. En nuestro caso, no quisimos jugárnosla con un reloj porque el precio es más elevado y la maquinaria mucho más delicada. Salimos de allí con conversación para días, sin parar de hablar de todo lo que habíamos vivido, es una experiencia que puede vivirse. Y, finalmente, me quedo con el sabio comentario de mi marido, los bolsos que compré son el consuelo de los pobres. A falta de un Louis Vuitton original, me conformaré con mi copia, y tan feliz oye.

Por cierto, ni que decir tiene que en China no sólo existen imitaciones, mi primer contacto con los centros comerciales de lujo ha sido en este país, increíblemente bonitos y muy caros…tan prohibitivos como las tiendas de grandes marcas que encuentras en las grandes ciudades, eso sí, qué maravillosos escaparates, quién pudiera entrar a lo Pretty Woman y arrasar con todo.

Nos vemos el lunes, pasad muy buena semana.

Anuncios

4 comentarios en “A la caza de un Louis Vuitton en China

  1. j’adore el bolso de Louis Vuitton!!!!! que preciosidad, y el otro he de decir que lo he visto en vivo y en directo y es monisimo tb y tamaño perfect!!

    Genial el post, os he imaginado por las zonas que describes!!

    Mua

  2. hola quisiera comprar replicas de carteras luis vuitton o cualquier otra cosa de esta marca como lo puedo hacer, tienen algun catalogo se los agradeceria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s